Anotaciones para nuevas realidades (V): Escala, irresponsabilidad e incentivos

 (i)RSC

Las personas no somos radicalmente buenas o malas, al menos la mayor parte, de ahí la complegidad de los muchos problemas que nos asaltan. Por eso, intentar re-crearse en el imaginario de los “simple” es un recurso tan cómodo como inútil pero, sobre todo, un indicador del grado de inmadurez, personal y social, que no nos gusta reconocer.

A Coruña-20130406-02504El empeño en reemplazar la esperanza por las expectativas  y en comprimir al futuro en burbujas sólo puede tener un final previsible: explotan. El forzado maniqueísmo del discurso sobre la (i)Responsabilidad Social Corporativa (sea en valores intencionadamente abstractos o en el ámbito de los RRHH) está muy repartido porque no hay una línea divisoria clara en la cadena de decisiones. Aquello de “por acción o por omisión” nos hace a todos responsables del sistema.

Lo primero siempre es comprender el problema aunque, como señala David de Ugarte tener una perspectiva de medio y largo plazo no nos libra de dar la batalla hoy.

Y hoy, en cada dificultad de la industria local, en cada reto de los que se enfrentan por mantener el tejido productivo y los puestos de trabajo en pie aparece de nuevo la crisis de las escalas… y hemos de aprender de ello.

Las empresas nacen vinculadas a un entorno social con el que interactúan, una relación de mutuo control y beneficio que desaparece cuando crecen. Es el problema de las escalas que vuelve irresponsables a las empresas y sus gestores.

La escala independiza a los gestores del control social del entorno, el control de la eficiencia por los mercados y el control de la gestión por las instituciones de gobierno corporativo. La escala hace irresponsables a las organizaciones y sus dirigentes.

El boicot (cuando las empresas ya han crecido) empieza como una respuesta silenciosa, luego se hace explícita. El consumo en los entornos afectados cae hasta un 30%. Pero da igual, el entorno ya no influye. La escala ha hecho a los gestores independientes de la aprobación social en las zonas productoras.

(…) Como todo en Economía de las Organizaciones, la clave son los incentivos. Así que la cuestión es obvia: si nos preocupa de verdad la responsabilidad social corporativa y sabemos que los actuales incentivos apuntan en realidad a la irresponsabilidad… ¿qué podría cambiarlos?

La recreación de Margin Call no es pasado sino una pauta en la que todos participamos. Y que parece que no queremos abandonar.

Tags:

About Isabel Iglesias

Socia-directora en I.G. Documenntación y productora de Máscaras. Consultora especializada en el análisis estratégico, diseño y dinamización de proyectos. Investigadora de nuevas realidades, alérgica a los tópicos, bloguera...

No comments yet.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies