La obligación de diferenciarse

… y la obligación de parecerse

Comprendo que en medio de aburridos actos protocolarios la cámara vuele tras la anécdota, pero lo que «sorprende» es el trabajo de documentación para acompañar a la noticia:

Sin haberlo pactado así, las conselleiras de Facenda y de Sanidade acudieron con el mismo vestuario a la entrega de las medallas Castelao.

Las políticas llevaban una falda calada y un top de seda de la firma gallega Adolfo Domínguez.

La falda costaba 134 euros, pero ahora en rebajas se vende a 89, y el precio de la blusa ha caído de 108 a 59 euros.

Igual es ironía encubierta, por esto de baremar la austeridad, y tal vez eligió la palabra «vestuario» por las connotaciones: trajes necesarios para una representación escénica. O también puede que sean amigas del diseñador gallego y estén haciendo país.

Aparentemente es más cómodo usar el mismo disfraz vestuario (foto de abajo) pero como no daban para la anécdota nos quedamos sin saber el origen y los precios.

La obligación de diferenciarse y la de parecerse… ¡todo tan mediocre!

 

Publicación original: enIgualdade

Compartir

Tags:

About Isabel Iglesias

Socia-directora en I.G. Documenntación y productora de Máscaras. Consultora especializada en el análisis estratégico, diseño y dinamización de proyectos. Investigadora de nuevas realidades, alérgica a los tópicos, bloguera...

No comments yet.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies