¿O no?

Eso, entre otras muchísimas cosas, dice el informe la industria audiovisual en España 2010 – escenarios de un futuro digital. Mucho texto, 247 páginas de letra bastante pequeña e interlineado inexistente. Ingrato para leer en pantalla e insuficientemente atractivo para imprimirlo.

Quizá es que ya no presta esa lectura tocho que no permite administrar el propio ritmo de asimilación que sí ofrecen los enlaces. Nada que ver con los blogs de referencia (muchos, difícil enlazar) y sus facilidades para ampliar la información cuando se necesita. Mi ritmo de aprendizaje siempre ha sido bastante desordenado, pero supongo que ahora ya no tengo remedio.

Se diría que si hay un modelo realmente caduco es el de estos estudios de investigación, que son todo lo contrario que la realidad: tremendamente aburridos. Se siguen vendiendo al peso y nacen con la fecha de caducidad en el límite, o vencida, como la incógnita de la TDT, que ya es historia. A veces creo que sólo sirven para adornar una argumentación con la cita correspondiente: «Según el estudio…» En este caso, ni el informe ejecutivo correspondiente. Parece que lo de la simplificación sólo se le exige a la tecnología.

Pero la frase me gustó, sobre todo por la paradoja de esos infiernos que dicen algunos y están siendo nuevos caminos para otros. Interesantes conversaciones, complejas realidades.

Publicación original: enPalabras

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.