El momento oportuno

“los ojos del conejo se concentran demasiado en las patas del zorro”

Nos gusta pensar que elegimos pero no suele ser cierto. Hay épocas en que es difícil no transitar las sendas del autocomplaciente masoquismo y otras en que las circunstancias se cobijan en senderos tranquilos y apacibles.

Ni en un caso ni en el otro, hay que parar demasiado tiempo a intentar comprender hacia atrás. Sólo lo justo para localizar lo mejorable e ir a por los sueños. Todo a su tiempo y con el ritmo justo.

Y en ese marco, también los libros son circunstancias y son ellos, y no tú, los que eligen el momento apropiado para entrar en tu vida. Porque no se trata de lo que cuentan, sino de lo que te cuentas así que algunos tienen que esperar su momento.

La corrosión del carácter estaba en mis aplazados hasta que Julen me lo recordó y no me quedó más remedio que responder al reto. Tras la lectura, me sigo quedando con la cita que más me impactó de su selección: “El sistema irradia indiferencia”.

Sin embargo, a pesar de que la indiferencia puede ser muy destructiva, el análisis y recorrido histórico realizado por Richard Sennett da interesantes pistas para resolver conflictos en los que la sociedad parece atascada con su imposibilidad de organizar y construir narrativas vitales.

A través de ejemplos reales, explica la brecha producida entre el discurrir generacional que apenas incorporaba cambios y el nuevo paradigma cuyo eje central es la flexibilidad y que nos impide:

– Separar la ética flexible de una ética personal estática (el caso de Rico)

– Separar el trabajo sencillo y superficial de la comprensión y el compromiso (el caso de los panaderos de Boston)

– Hacer del riesgo constante un ejercicio de la depresión (el caso de Rose)

Estas tensiones sobrecargan las relaciones familiares en las que la presión por el corto plazo tiende a alinearse con el débil grado de lealtad y compromiso que caracteriza al moderno lugar de trabajo. Y ese es el conflicto personal en el que naufragamos porque

En lugar de los valores cambiantes de la nueva economía, la familia, tal y como por herencia la concebimos, debería valorar la obligación, la honradez, el compromiso y la finalidad.

Este conflicto entre familia y trabajo plantea algunas cuestiones sobre la experiencia de la vida adulta en sí. ¿Cómo pueden perseguirse objetivos a largo plazo en una sociedad a corto plazo? ¿Cómo sostener relaciones sociales duraderas? ¿Cómo puede un ser humano desarrollar un relato de su identidad e historia vital en una sociedad compuesta de episodios y fragmentos?

De un pasado reciente y rutinario, en el que poder y autoridad iban de la mano de forma visible, hemos pasado a la sublimación del “equipo” que temporaliza y desvincula las relaciones porque “sólo importa el partido que se está jugando”

El cambio múltiple e irreversible, la actividad fragmentada, pueden ser cómodos para los nuevos amos del régimen, como la corte de Davos, pero pueden desorientar a los sirvientes del régimen.

Y el nuevo ethos cooperativo del trabajo en equipo pone en el lugar de los amos a los “facilitadores” y “gestores de procesos” que soslayan el sincero compromiso de sus subordinados.

“Los grupos tienden a seguir unidos manteniéndose en la superficie de las cosas; la superficialidad compartida mantiene unida a la gente gracias a la omisión de cuestiones personales difíciles, divisorias”

La mejora de procesos y la productividad se nos han colado en la vida personal para descubrir que tras estos óptimos locales idealizados se nos ha olvidado el óptimo global.

… La cultura moderna del riesgo se caracteriza porque no moverse es sinónimo de fracaso, y la estabilidad parece casi una muerte en vida. Por lo tanto, el destino importa menos que el acto de partir”. Si bien todo riesgo que se asume es un viaje a lo desconocido, el viajero por lo general tiene en mente algún destino”

Ahora que estamos viviendo la no ficción del estado del bienestar debemos empezar a tomarnos en serio las incongruencias que hemos ido generando. Hay cuestiones que es necesario revisar de forma objetiva y desapasionada:

El período de vida productiva se está reduciendo a la mitad de la vida biológica, y los trabajadores de más edad abandonan la escena mucho antes de estar mental o físicamente incapacitados

Por más que queramos seguir reivindicando los logros conseguidos y las utopías perseguidas, Sennet nos recuerda, citando a Lippman, que “todos somos inmigrantes espirituales”.

Sumergirnos en la indiferencia del sistema nos abandona en la parálisis. Y no hay soluciones globales sino mucho trabajo por hacer en cada escala, en cada eslabón. No hay responsables globales, todos lo somos.

La atención focal supeditada es una reacción traumática que se encuentra en todos los animales superiores; los ojos del conejo se concentran demasiado en las patas del zorro

No es sencillo, pero hay que hacerlo. Aunque siempre teniendo en cuenta que “el mal que escogemos depende del bien que persigamos”

Publicación original: enPalabras

Tags:

About Isabel Iglesias

Socia-directora en I.G. Documenntación y productora de Máscaras. Consultora especializada en el análisis estratégico, diseño y dinamización de proyectos. Investigadora de nuevas realidades, alérgica a los tópicos, bloguera...

No comments yet.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies