Las ideas necesitan oxigeno y las palabras se desperezan. Aún no encajan bien, pero pronto.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.