¿O las dos cosas?

Cuando todo funciona me digo que multidisciplinar, que suena moderno, pero cuando (¡tantas veces!) ayer ya era tarde, reniego de mi dispersión.

En cualquier caso, lo celebro o me soporto, pero nunca busco excusas. El tiempo ha ido tejiendo entre la incertidumbre y yo una extraña amistad que me protege de sus garras.

Me gustaría pensar que es estrategia, pero sé que los puntos no se pueden conectar hacia a delante, sólo hacia atrás. Lo que compruebo es que, a pesar de las sombras que van apareciendo, la dispersión encaja en una ruta de aceptable coherencia.

Es cierto que, muchas veces, las piedras del camino tardan en encajar y cuando la duda presiona, no pudo dejar de preguntarme cual eliminar, en cuáles me reconozco. Intento elegir, me digo que tengo que centrarme, pero mi obstinación supera al trazo de la rigidez y continúo en mi extraño modelaje de piezas aparentemente inservibles.

Nunca hay respuestas. Solo pequeños destellos entre lo cotidiano que a veces permiten saborear el puzzle en el que la historia propia se acomoda en una pequeña esquina de nuestro propio universo sensorial, sentimental y cognitivo.

Es como ahora, la semana fue intensa y quería ordenar mis percepciones. No contaba yo con estas sensaciones que se habían colando por las rendijas.

Publicación original: enPalabras

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.