Sistema MÁS operativo

Hasta no hace mucho, aterrizaba en el final de semana con la lista de asuntos que «irremediablemente» debía ser trasladados al inicio de la siguiente. No sé cuando cambió la tendencia, ni si mi obsesión era causa o consecuencia.

Puede que en parte se deba al tipo de proyectos en los que ahora trabajamos, pero me inclino a pensar que es una cuestión de equipo, porque urgencias no nos faltan. Lo que sé es que no puedo atribuirme el mérito. Al contrario.

Hay personas con las que trabajo, y algunas que ya no están pero como si estuvieran, que me dicen que arrastro, que tengo capacidad de ilusionar, que tengo fuerza. Yo no lo veo así. Precisamente hoy me reía de mi misma reconociendo cual ha sido mi tendencia de error de cálculo entre las causas del estrés. Sin duda la sobreestimación de posibilidades… de éxito.

También es cierto que no podía ser de otra forma. Como digo en mi breve presentación en este blog, mi palabra talismán es reto.

Pero volviendo a la cuestión del equipo, tampoco es mérito mío porque, como las monedas, la cruz de mi fuerza es que se evaporaba cuando yo no estaba. Un contigo al fin del mundo que, en mi caso, no servía ni como eslogan. Hace años que sé que lo mío no es seleccionar personas: veo lo que pueden hacer pero No si lo quieren hacer. Y no es lo mismo.

Pero algo ha cambiado. El viernes por la noche mi intención de resumir la semana acabó en post. Ahora debería estar planificando y repito la jugada. Y eso solo ocurre porque los retos ya no son míos sino nuestros. El fin de semana ha servido para madurar enfoques y mañana toca ponerlos en común.

Sin duda este sistema es mucho Mas operativo. Ya no tengo que re-iniciar.

Publicación original: enPalabras

Compartir

2 Comments

  1. Pingback: Donde hay un punto hay un camino… | enPalabras

  2. Pingback: Donde hay un punto hay un camino… | IG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.