Síntesis en 3:47 m.

Comentábamos recientemente que lo sugerente de esta época de desconcierto es el interés por detectar, entender y avanzar:

Suelo decir que soy persona de fronteras y que me siento cómoda en la incertidumbre, pero eso sólo es parcialmente cierto. La verdad es que en las fronteras es dónde se dan esas intersecciones en las que se genera lo nuevo y las que hay que aprovechar. Porque no se puede cambiar un sistema sin construir alternativas y esas empiezan en los márgenes y los límites de lo aceptado.

Hablamos mucho de retener el talento, de estrategia, de educación social e inteligencia colectiva, pero hace falta, sobre todo, no olvidar que un futuro ilusionante necesita hoja de ruta para ser capaces de dibujar y trabajar en la posiblilidad.

Continuando con mi afición a capturar perlas, lo que transmiten estos 3:47 m. no tiene desperdicio: detección y «captura» del talento, poder de negociación (hacia arriba y hacia abajo), rivalidad dentro y fuera, lenguaje de gestos y manipulación emocional, precio, búsqueda de influencias, la crisis como negocio, las hipotecas del poder…

Entre los lacayos de antes y los de ahora encuentro que la mayor diferencia está el vértigo al que suceden las cosas y, a menudo, poco más. Lo que nos entra por los ojos es de rápida digestión pero no soy pesimista, confío en que la audiovisualización del mundo encuentre su punto de inflexión en la desintermediación que, lenta pero inflexible, avanza. Propuestas interesantes hay… y habrá.

Pero ésta sigue siendo una buena serie, aunque con la estética y el ritmo que los tiempos demandan… para eludir lo obvio:

¿Te das cuenta de que no importa lo alto que vayamos, que siempre bailamos al son de alguien?

Publicación original: enPalabras

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.