Hablar, prohibir, legislar…

Si lo que buscamos son soluciones la palabra «en-clave», con o sin guión, no sirve. Hablar o pensar en clave se refiere a signos y reglas convenidas y hablar de enclave, a un espacio (de)limitado por lo establecido. Y el futuro, creo, tiene sus propias no-reglas.

Constatamos realidades en busca de caminos y hay excelentes profesionales que afrontan con honesta autocrítica las encrucijadas, pero seguimos empeñados en reemplazar la esperanza por las expectativas, en diseñar estanterías de conocimientos en vez de entender en qué consiste el aprendizaje. Nos encanta Ken Robinson pero insistimos en comprimir al futuro en burbujas cuyo final es previsible: explotan.

Puedo aceptar, que no entender, que a muchas personas esta debacle las pillara desprevenidas, pero es hora de sumar en vez aguantar lamentos desgarrados de quienes en 2010 todavía jugaban a ser dioses. Y es que la realidad parece no ser suficiente para abofetearnos el costumbrismo y la pereza. Por eso tengo que estar de acuerdo con mi amigo cuando habla de decepción sobre la decepción con aliño quincemista:

… revisar el presente criticando un fenómeno industrial en las mismas claves de una era derrumbada sólo conduce a las mismas soluciones de pensamiento industrial que ya no funcionan ni sirven siquiera para los más elevados objetivos ideológicos de la crítica al capitalismo de esa era.

La recreación de Margin Call no es pasado sino una pauta que no queremos abandonar. Hay muchas personas ocupadas en construir pero, la mayoría, sigue prefiriendo aplausos en vez de motivos. Pues los que siguen, no tienen desperdicio (1:49 m.)

Publicación original: enPalabras

Compartir

One Comment

  1. Pingback: Anotaciones para nuevas realidades (V): Escala, irresponsabilidad e incentivos | IG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.