«ahí parada, con la gente»

Comenta Amalio Rey que lo que más provocador le resultó del Ted de Amanda Palmer fue «su reflexión sobre lo que significa pedir ayuda». Cierto que ya la charla se titula «El arte de pedir»  y que Amanda habla de vulnerabilidad, de riesgo y de confianza, pero tras algunas anotaciones sobre la marcha, se me activan conexiones diferentes.

Parece que en los cuatro años que pasó como estatua viviente con el sombrero a sus pies, además de no sucumbir a la recomendación de quienes le espetaban “consigue un trabajo”, aprendió mucho sobre mirar a los ojos y conectar con las personas.  Alguna de sus frases:

Me convierto en el sombrero después de mis propios conciertos

Y me encanta este tipo de cercanía al azar

Estás cayendo sobre la audiencia y confiando en cada uno

Pero tengo que estar ahí parada, con la gente

Mirarnos unos a otros y dar y recibir sin miedo, pedir sin vergüenza

amanda-palmerSin embargo no está pidiendo ayuda porque no ha hecho de sí misma una «causa», parece que más que plantearse vivir de su trabajo decidió «vivir su trabajo» al margen de las rutas habituales. A su sello discográfico 25.000 copias le parecían muy pocas, a ella un tesoro: cuatro años de permanecer inmóvil y mirar a los ojos de las personas tienen que dar para mucho.

Independientemente de su talento y/o su carisma, la clave está en cuando dice “no hice que pagaran, se lo pedí”. Porque está hablando de «construir audiencias» con personas, no de «causas» con los remordimientos de «la gente». Los nuevos modelos requieren nuevos mercados, y están ahí:

Durante la mayor parte de la historia humana, los músicos, los artistas, han sido parte de la comunidad, conectores y abridores, no estrellas intocables.

Ser una celebridad se refiere a un montón de gente que te ama en la distancia, pero el contenido y el Internet, que podemos compartir libremente en él, nos lleva al pasado

La gente se ha obsesionado con la pregunta equivocada: ¿cómo hacemos que la gente pague por la música?

¿Qué pasaría si empezamos a preguntar: ¿Cómo dejamos que la gente pague por la música?

Su innegable talento para comunicar no es sólo forma sino, sobre todo, fondo. Me ha recordado a lo que decía Simon Sinek sobre el círculo de oro: Actúa y se comunica desde dentro hacia fuera.

Hay personas que sueñan lo que hacen y hacen lo que sueñan, y eso se transmite. Aquí cerca tenemos a Nico y equipo con el Cosmonauta. Pero hay muchos más, a veces a la vuelta de la esquina.

 Amanda Palmer: El arte de pedir

Compartir

5 Comments

  1. Pingback: Anotaciones para nuevas realidades (VI): Conect...

  2. Pingback: “Una manera de ser intempestiva… | IG

  3. Pingback: La noche de los hechizos | IG

  4. Pingback: Mars returns: Show me the money | Blog EnImaxes

  5. Pingback: Mars returns: Show me the money | IG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.