y la avaricia cognitiva

Dice Goio Borge que «si ya lo llamas ‘prueba y error’, ¿no haces inevitable el error? ¿Y por qué no luchar contra ese determinismo?«.

Viendo el crecimiento exponencial de la queja y la retórica algo de razón no le falta, en el sentido de lo que parece ser un pensar generalizado: «como no va a salir, ya no lo intento». ¿Dónde queda entonces aquello de la importancia del proceso?

SalidaDeEmergenciaEl error pertenece a la esfera del juicio, de las actitudes valorativas, lo que implica que aún en caso de serlo, no es más que consecuencia de otras variables no consideradas o desconocidas: conceptos, apreciaciones, medidas, cálculos…

El rechazo al error tiene mucho que ver con aquello del contagioso Síndrome de Dios que tanto cuesta re-conocer hasta que se convierte en plaga. Me ha recordado un artículo leído hace años que me enganchó por su título: «Por qué la gente inteligente cree/dice/hace cosas irracionales»

Todos somos avaros cognitivos que intentamos evitar pensar demasiado. Esto tiene sentido desde un punto evolutivo. Pensar requiere tiempo, es intensivo en recursos y, algunas veces, contraproducente. Si el problema a resolver es evitar al ataque de un depredador no te puedes permitir perder una fracción de segundo en decidir si saltas al río o trepas a un árbol. Por eso hemos desarrollado una serie de reglas empíricas (heurística) y prejuicios para limitar la cantidad de capacidad mental que empleamos en un problema dado. Estas técnicas proveen respuestas aproximadas y ya preparadas que son correctas muchas veces, pero no siempre.

Ya entonces me había resultado también especialmente curiosa la parte que explicaba los “huecos en el equipamiento mental”, entendidos como el conjunto de las reglas cognitivas, estrategias y sistemas de creencias aprendidos, que incluye nuestra comprensión de la probabilidad y la estadística, así como la disposición a considerar hipótesis alternativas cuando tratamos de resolver un problema.

El equipamiento mental forma parte de lo que se suele llamar inteligencia cristalizada. Sin embargo, algunas personas muy educadas y muy inteligentes nunca adquieren un equipamiento mental adecuado. Otra posibilidad es que el equipamiento mental esté “contaminado”, por supersticiones por ejemplo, lo que lleva a decisiones irracionales.

Pero teniendo en cuenta el punto de criticidad al que parecemos estar llegando, y lo confusas que pueden resultar las salidas de emergencia, quizá resulte más esperanzador sustituir la palabra error por el concepto de teorías/luz que explica Ester Gisber en una entrevista hablando sobre sostenibilidad

la sostenibilidad es una teoría/luz porque, en esencia, no hay nada que sea completamente sostenible, aunque lo sea hoy, mañana quizá tengamos otra información u otras prioridades que disminuyan su sostenibilidad. No es una cuestión de sí o no, sino de rangos. Pero no porque sea relativo hay que abandonar la tarea

Medir para entender pero, sobre todo, para seguir aprendiendo. Ciertamente el concepto de teorías/luz resulta más estimulante que el de ensayo y error porque le aporta utilidad. Y porque las dificultades de seguir avanzando se presentan más amigables.

Publicación original: enPalabras

Compartir

3 Comments

  1. Pingback: “Una manera de ser intempestiva… | IG

  2. Pingback: “Era importante no romper con su rutina” | Proxecto Máscaras

  3. Pingback: “Era importante no romper con su rutina” | IG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.