«Nos vendimos por el share»

LaActualidadEsPasadoSin duda, lo que más se beneficia de la diversificación de canales de comunicación es el contagioso virus del share. Porque no es sólo la TV, no nos engañemos: se muestra lo que interesa, se amplifica, y a la potencia del canal se unen los poderes estadísticos

… cuando un investigador quiere demostrar un fenómeno y tiene muchos estudios sobre el mismo, es probable que considere más “representativos” los estudios en los que se observa ese efecto que los estudios en los que no se observa. Aunque sería el ideal, ningún investigador es un testigo neutral de los resultados de sus experimentos.

Lo argumentativo del asunto es incontestable porque sabemos que aquello de «que no conste en acta» de poco sirve cuando el jurado ya lo oyó. Juzgar siempre fue más fácil que pensar.

La telerrealidad se retroalimenta de la pantalla a la calle y viceversa: dicen que es lo que hay porque vende, pero también es factible que venda porque es (casi) lo único que hay, al menos en los masivos canales oficiales. Y aunque es difícil, no hay que perder la esperanza de que alguien de un paso al frente, como hace el presentador del informativo en The newsroom

Decidiremos qué ocurre en nuestro espacio y cómo presentarlo basándonos en la verdad de que nada es más importante para una democracia que unos electores bien informados. Nos esforzaremos por poner la información en un contexto más amplio porque sabemos que muy pocas noticias nacen en el momento en que llegan a través de nuestro cable.

Seremos los defensores de los datos y los enemigos mortales de la insinuación, la especulación, la hipérbole y la sandez. No somos camareros de un restaurante sirviéndoles la noticia del modo en que les gusta que se la preparen, ni somos ordenadores que dispensan sólo datos porque las noticias solo son útiles en el contexto de la humanidad. No me esforzaré por supeditar mis opiniones y haré todos los esfuerzos por exponerles opiniones informadas diferentes de las mías.

Sé que soy una optimista existencial irremediable pero creo que funcionaría. Claro que para eso, alguien tendría que contener inicialmente el tóxico aguijonazo del share, empeñado en dar la razón al amigo Óscar: Las épocas viven en la historia a través de sus anacronismos.

Este fragmento (1:21 m.) del vídeo es la parte del discurcurso reproducido arriba pero, por poco más, merece la pena escucharse completo.

Publicación original: enPalabras

Compartir

One Comment

  1. Pingback: ¿Tendencias de cambio en el mapa audiovisual? | IG | In-formación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.