“Respeto” significa, literalmente, “mirar hacia atrás”. Es un mirar de nuevo. En el contacto respetuoso con los otros nos guardamos del mirar curioso. El respeto presupone una mirada distanciada, un pathos de la distancia. Hoy esa actitud deja paso a una mirada sin distancias, que es típica del mercado del espectáculo.

El verbo latino spectare , del que toma su raíz la palabra “espectáculo” es un alargar la vista a la manera de un mirón, actitud a la lque le falta la consideración distanciada, el respeto (respectare). La distancia distingue el respectare del spectare. Un a sociedad sin respeto, sin pathos de la distancia, conduce a la sociedad del escándalo.

El respeto constituye la pieza fundamental para lo público. Donde desaparece el respeto decae lo público. La decadencia de lo público y la creciente falta de respeto se condicionan recíprocamente. Lo público presupone, entre otras cosas, apartar la vista de lo privado bajo la dirección del respeto. El distanciamiento es constitutivo para el espacio público. Hoy, en cambio, reina una total falta de distancia, en la que la intimidad es expuesta públicamente y lo privado se hace público. Sin distancia tampoco es posible ningún decoro. También el entendimiento presupone una mirada distanciada. La comunicación digital deshace, en general, las distancias. La destrucción de las distancias espaciales va de la mano con la erosión de las distancias mentales. La medianidad de lo digital es perjudicial para el respeto.

(…) El respeto va unido al nombre. Anonimato y respeto se excluyen entre sí. La comunicación anónima, que es fomentada por el medio digital, destruye masivamente el respeto. Es, en parte, responsable de la creciente cultura de la indiscreción y de la falta de respeto.

(…) Nombre y respeto están ligados entre sí. El nombre es la base del reconocimiento, que siempre se produce nominalmente. Al carácter nominal van unidas prácticas como la responsabilidad, la confianza o la promesa. La confianza puede definirse como unafe en el nombre. Responsabilidad y promesa son también un acto nominal.

(En el enjambre, Byung-Chul Han )


Publicación original: dMudanza

2 Comments

  1. Importante este apunte que nos regalas Isabel, importante y, bajo mi particular punto de vista, descorazonador ya que los tiempos apuntan a un crescendo de este tipo de incoherencias. No hace mucho comentaba sobre la “transparencia” en este sentido.

    “Lo público presupone, entre otras cosas, apartar la vista de lo privado” y hoy en día lo privado es el material del que se alimenta lo público. La pérdida de respeto sólo conduce a la desconsideración y al abuso tal y como ya estamos comprobando.

    Una buena reflexión para empezar el año, gracias!!

    1. Tenia subrayadas estas palabras de Byung-Chul Han hace un tiempo y al ver la foto de Iago de una de nuestras múltiples incursiones se reconectaron. Parece que como sociedad nos cuesta encontrar el justo medio aristotélico entre el aislamiento y la invasión del medio metro privado que todos nos merecemos.

      Nuestras reflexiones se entrelazan muy a menudo 🙂 incluso cuando interrumpimos las conversaciones, ¿verdad? De hecho, estos paréntesis que tenemos en los que la realidad particular nos lleva por otros caminos, terminan resultando enriquecedores cuando las retomamos.

      Gracias a ti Manel. Que 2017 sea un año de cosecha y nuevas siembras y nos vuelva a brindar nuevos contextos para colaborar 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *