Estar al acecho es mirar hacia atrás

Encendiendo las largas

Concebir el presente como una carrera de obstáculos parece inevitable, pero cuando todo se enreda, es preferible romper el hilo para recuperar el ovillo.

Estos días me ha tocado opinar públicamente sobre actuaciones gubernamentales y asuntos a los que creía no estar prestando demasiada atención, como la «reforma laboral», pero las palabras salieron solas, no se trata de cuestionar o debatir sobre las vendas y la morfina sino de pensar de forma diferente y construir.

No capto el sentido de hablar de brechas que se agrandan en un barco que apenas flota y que no define destino. El «mas vale malo conocido» sólo nos lleva a un pasado que, supuestamente, ya no gustaba… y que nos trajo hasta aquí. No se trata de explicar sino de buscar la pregunta adecuada para avanzar y eso quiere decir debatir, desechar tópicos y trabajar para encontrar las respuestas en el lugar y forma adecuadas.

Ahora toca rasgarse las vestiduras por la fuga de talento pero tan estúpido resulta enredarse en el pesimismo como tratar de convencer con argumentaciones peregrinas:

  • «Cuando la gente se va del país debido al paro, derrotada, hay riesgo de que nunca regrese; eso es una gran pérdida para todos»
  • «aunque se marchen porque no hay trabajo, deberían verlo como una oportunidad, una etapa formativa, y tener confianza en su propio país, en que mejorará la situación y podrá reacogerles»
  • «La clave es mantener abiertas las puertas para el regreso»
  • «Es bueno para el país que se marchen porque cuando se recupere la actividad económica tendrán una experiencia enriquecedora y podrán volver»
  • «Me preocuparía más que se fueran personas con talento si no hubiese esa tasa (de paro)»

La oportunidad existe pero no en ese hipotético regreso que ocurrirá cuando «las cosas mejoren» sino que pasa por superar la economía posibilista, asumir riesgos y plantear un relevo generacional serio para evitar losPeter Pan obligados”. ¿Habremos aprendido que hay técnicas que no funcionan?

Pero tampoco podemos olvidar que aunque el problema de fondo apunta a la educación no se soluciona legislando, que también, sino prestando atención al discurso del aprendizaje y al tipo de conocimiento que el futuro demanda. Estar al acecho buscando rastros de lo conocido supone un atentado al futuro, es hora de conducir con las largas y de dejar de alumbrar a quienes distancian para localizar a la gente que aproxima.

Podemos seguir con la queja o empezar a mirar-nos, tenemos más capacidad de elegir de lo que queremos reconocer. Nos gusta decir que para construir algo nuevo hay que poner a las personas en el centro, pero no sé yo porque recuperando palabras de hace un tiempo…

Mucho parecido tienen los hologramas con nuestras acciones diarias en el trabajo y en cualquier lugar donde nos encontremos. Nuestra percepción de la gente depende, en gran manera, de la posición en que nos encontremos, y somos poco capaces de darnos cuenta de que esas percepciones son producto de nuestra forma de ver el mundo, de nuestras actitudes y no reflejan realmente la realidad exterior.

Lo esperanzador es cada vez hay mas personas rompiendo hilos para establecer nuevas conexiones. Algunas ya se van sintiendo. Sigamos…

Publicación original: enPalabras

Tags:

About Isabel Iglesias

Socia-directora en I.G. Documenntación y productora de Máscaras. Consultora especializada en el análisis estratégico, diseño y dinamización de proyectos. Investigadora de nuevas realidades, alérgica a los tópicos, bloguera...

No comments yet.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies