Los heroicos pececillos de Brecht

Tiburones y cultura

El efecto distanciamiento (o extrañamiento para ser mas exactos) es uno de los conceptos que incorporé en mis lecturas juveniles. Y aunque Brech lo aplicaba al teatro, en toda su obra se refleja ese impulso al espacio emocional necesario para poder reflexionar sobre la realidad que consideraba cambiante. Una obviedad que ya no cuestionamos en estos tiempos líquidos.

Supongo que de esa interiorización viene la media distancia o el distanciamiento deliberado al que suelo aludir, como recordándome la necesidad de tener perspectiva para afinar la visión. Pero en realidad es una de sus Historias de almanaque la que se coloca en primera línea de mis debates internos cuando presiento el efecto boomerang en la exaltación (¿provocada?) de los sentimientos. El sufrimiento, sobre todo si es colectivo, no deja pensar.

Si los tiburones fueran personas

Si los tiburones fueran personas harían construir en el mar unas cajas enormes para los pececillos, con toda clase de alimentos en su interior, tanto vegetales como animales. Se encargarían de que las cajas tuvieran siempre agua fresca y adoptarían toda clase de medidas sanitarias. Si por ejemplo, un pececillo se lastimara una aleta, le pondrían inmediatamente un vendaje de modo que el pececillo no se les muriese a los tiburones antes de tiempo. Para que los pececillos no se entristecieran, se celebrarían algunas veces grandes fiestas acuáticas, pues los peces alegres son mucho más sabrosos que los tristes.

Por supuesto, en las grandes cajas habría también escuelas. Por ellas los pececillos aprenderían a nadar hacia las fauces de los tiburones que andan perezosamente tumbados por alguna parte. La asignatura principal sería, naturalmente, la educación moral del pececillo.

Se les enseñaría que para un pececillo lo más grande y lo más bello es entregarse con alegría, y que todos deberían creer en los tiburones, sobre todo cuanto éstos les dijeran que iban a proveer un bello futuro. A los pececillos se les haría creer que este futuro sólo estaría garantizado cuando aprendiesen a ser obedientes. Los pececillos deberían guardarse muy bien de toda inclinación vil, materialista, egoísta y marxista; y cuando alguno de ellos manifestase tales desviaciones, los otros deberían inmediatamente denunciar el hecho a los tiburones.

Si los tiburones fueran personas, también habría entre ellos un arte, claro está. Habría hermosos cuadros a todo color de las dentaduras de los tiburones y sus fauces serían representadas como lugares de recreo donde se podría jugar y dar volteretas. Los teatros del fondo del mar llevarían a escena obras que mostrasen a heroicos pececillos nadando entusiásticamente en las fauces de los tiburones y la música sería tan bella que a su son los pececillos se precipitarían fauces adentro, con la banda de música delante, llenos de ensueños y arrullados por los pensamientos más agradables. Tampoco faltaría la religión.

Ella enseñaría que la verdadera vida comienza verdaderamente en el vientre de los tiburones.

Y si los tiburones fueran personas los pececillos dejarían de ser, como hasta hora, iguales. Algunos obtendrían cargos y serían colocados encima de los otros. Se permitiría incluso que los mayores se comieran a los más pequeños. Eso sería delicioso para los tiburones, puesto que entonces tendrían a menudo bocados más grandes y apetitosos que engullir. Y los pececillos más importantes, los que tuvieran cargos, se cuidarían de ordenar a los demás. Y así habría maestros, oficiales, ingenieros de construcción de cajas, etc. En pocas palabras, si los tiburones fueran personas, en el mar no habría más que cultura.

Lo que despista a los tiburones es esto de la desintermediación y la creación colectiva. Y es lo que nos anima al resto.

Publicación original: enPalabras

Tags:

About Isabel Iglesias

Socia-directora en I.G. Documenntación y productora de Máscaras. Consultora especializada en el análisis estratégico, diseño y dinamización de proyectos. Investigadora de nuevas realidades, alérgica a los tópicos, bloguera...

Trackbacks/Pingbacks

  1. El éxito, la simpatía y los sesgos | IG - 21 julio, 2013

    […] Es lo de siempre: se muestra lo que interesa, se amplifica, y a la potencia del canal se unen los poderes estadísticos. El poder se maneja bien en los silencios, mejor que hablen los pececillos. […]

  2. Tecnología para la ley de la selva | IG - 2 agosto, 2013

    […] de inmediato en los felices y amaestrados pececillos de Brecht y en los replicantes, así que me fui a la web de los “inventores” y, como suele […]

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies