un espacio al que ir

Empezar por la cafeteriaLa cafetería será el corazón del próximo Google Campus en Madrid. Pero no porque esté situada en el centro sino que será el acceso al edificio y contará con una infraestructura de lujo para las ideas: Wi-Fi, enchufes y mesas de trabajo. Además de otros emprendedores e inversores.

¿Un club privado? Por lo visto no, con sólo registrarte en su Web se puede estar allí de 9 a 19 horas. Suena bien.

un espacio al que ir, en el que tener la posibilidad de aprender, de conectar y de trabajar (…) en lugar de invertir en start-ups, Google invierte en ecosistemas, en conectar a diferentes actores, en ayudar a los que lo están intentando emprender a través de un espacio físico, y a través también de programas de educación.

Por supuesto habrá también un espacio de eventos, charlas y presentaciones y otras dos plantas para residentes con espacio de coworking y aceleradora.

Es decir, ahora que todo tiende a bits y la transformación digital remueve nuestros cimientos, el espacio físico sigue siendo importante para generar contextos y ecosistemas. Porque, como decía Juan Freire mientras conversábamos: «En cualquier sitio puede surgir un nodo de actividad pero… nos pueden desconectar muy fácilmente si no arrancamos o nos falta ambición. Marchar es muy fácil cuando se sabe “dónde está lo interesante”.

Decía Steven Johnson que mucho de lo que hemos avanzado se lo debemos a la invención de los cafés, que hicieron que fuera importante la arquitectura del espacio. Es decir, el lugar en el que las personas de distintas procedencia y distintos campos de experiencia se reunían para compartir. Y parece que el mayor agente instigador de lo virtual no tiene mayor problema en echar pie a tierra para buscar y fomentar talento.

Los nuevos modelos son como la humildad de la reflexión, un proceso de ida y vuelta.

Publicacion original: enPalabras

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.