Yo no estaba, yo no fui, yo no sé nada

LaNadaAqvi¡Nada!

Mientras las palabras se enredan en corrosivos círculos viciosos, el Branded Content institucional no es más que pura simplificación gramatical de lo que damos en llamar “un buen manejo de los tiempos”.

Claro que también es fundamental la elección de los verbos. Es decir vosotros tenéis que aprender que lo que nosotros aprehendemos no es de vuestra incumbencia.

Entre el “vosotros” y el “nosotros” hay evidentes diferencias con profundas raíces en la irresponsabilidad estructurada. Por eso lo de “pensar fuera de la caja” tampoco significa lo mismo. Ni lo de la osadía, ni lo de saltarse las normas…

¿Y qué podemos hacer? Pues parece que poco más que surfear entre las rendijas del sálvese el pueda, protestar un poco en las redes y seguir inventando modelos friquis como el crowdfunding que el poder, ese ministro, incorpora sin ningún rubor

Es simplemente un modelo que camina hacia la concesión de un mayor protagonismo a la sociedad civil sin que signifique abandonar el carácter público ni las aportaciones. Hemos conseguido que todas las grandes empresas consideren un honor poner dinero en el museo (como el Real o el Prado o el Reina Sofía…)

Con la mayor parte de los discursos bajo sospecha, el doble significado de algunas cuestiones, como lo de “pensar fuera de la caja», va quedando claro. Obviamente, es diferente para el círculo del “nosotros” que para el resto.

Atrapados en el relativismo moral y en la ineficiencia cotidiana sobrevenida, tal vez lo mejor que puede pasar es que lleguemos de una puñetera vez a La Nada y empecemos a superar los intelectualizados obstáculos que tan difícil ponen eso de la colaboración.

Esto del planteamiento económico operacional de los estados es un asunto complicado porque ya se sabe que las operaciones económicas, al igual que las militares, buscan producir efectos en tres dominios estrechamente interrelacionados: el domino físico, el informativo-cibernético y el moral.

Entretanto sigamos con el circo porque si yo no estaba no fui y, como es lógico, no sé nada. Vender humo sigue siendo muy rentable… a corto plazo.

Así de bien lo cuentan los alumnos de PrimerFrame.com en este corto nominado este año a los Goya.

Publicación original: enPalabras

Tags:

About Isabel Iglesias

Socia-directora en I.G. Documenntación y productora de Máscaras. Consultora especializada en el análisis estratégico, diseño y dinamización de proyectos. Investigadora de nuevas realidades, alérgica a los tópicos, bloguera...

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Dinamizar o dinamitar la innovación? | enPalabras - 22 julio, 2010

    […] Porque lo cierto es que no necesitamos dinamizar sino dinamitar y dejar de conformarnos con la amabilidad sistematizada que mantiene nuestro mundo en órbita cada vez que lo informatizado antepone nuestro nombre al saludo. Dejar este sistema “falcogedor” (falso + acogedor), en vez de repetir “hay que” mirando hacia un papá estado que tan poco nos soluciona. […]

  2. ¿Dinamizar o dinamitar la innovación? | IG - 22 julio, 2010

    […] Porque lo cierto es que no necesitamos dinamizar sino dinamitar y dejar de conformarnos con la amabilidad sistematizada que mantiene nuestro mundo en órbita cada vez que lo informatizado antepone nuestro nombre al saludo. Dejar este sistema “falcogedor” (falso + acogedor), en vez de repetir “hay que” mirando hacia un papá estado que tan poco nos soluciona. […]

  3. Si no lo usas para nada… | IG - 3 agosto, 2013

    […] sé, no es un enfoque muy pedagógico pero me permito una licencia veraniega contra tanto abuso ficcionando un poco de instinto básico. Hay opciones muy interesantes y demasiados estorbos en el […]

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies